Programa

Anexo: tres preguntas a Pedro Ortún, responsable de RSE en la UE durante años (un pretexto para escribir un post)

 

Cuatro puntos respecto a la propuesta del título de la jornada:

  1. La RSE y la ideología.
  2. Indicadores: opción práctica para pasar del discurso ideológico a la acción real.
  3. ¿Grupos de interés o grupos que me interesan?
  4. Dos peticiones: una política decidida en RSE (contra las líneas rojas); y la necesidad de una señal positiva en las grandes empresas.  

  

1.- Una reflexión previa: ¿es una cuestión ideológica la lucha contra la desigualdad, verdadera emergencia nacional e internacional?

Creo que sí, que la lucha por la igualdad tiene ideología. Pero dada la evidencia de la enorme desigualdad en España y en el mundo (acabamos de ver los datos del informe sobre la pobreza infantil de Cáritas Europa), la cuestión ideológica da igual. Es un consenso lógico y (casi) unánime que la RSE debe abordar esta cuestión.

Creemos en la RSE pero los procesos de instauración, si no dan un cambio radical, convertirán a esta en algo inútil, o a lo peor, en un retroceso mayor aún de la calidad de la democracia.

undefined

Existe una RSE de ideología totalmente ultra liberal, la ideología que nos ha llevado a la actual crisis,  que es la que parece sigue predominando en España. Una RSE del 'Tea Party', que piensa que los sindicatos son ‘una cosa anticuada’, y que la política está de más. Una RSE que promueve la acción social mientras dinamita leyes sociales como la de la dependencia, y promueve leyes socialmente irresponsables. Promueven acción social y susurran al oído de su fundación vinculada 'no os fiéis de los sindicatos’.

Hay demasiadas ‘líneas rojas’ impuestas por la parte empresarial. Parece que no hemos aprendido nada sobre la crisis. Ni se acepta el significado de la nueva definición y enfoque de la RSE (¡Los IMPACTOS de las empresas en la sociedad!), ni su relación con las leyes y regulaciones, ni se quieren reconducir mínimamente los desastrosos procesos de identificación, representatividad de los denominados 'grupos de interés'. No se quieren los indicadores básicos fundamentales que mandata la Ley de Economía Sostenible. No se quiere avanzar ordenadamente en la Responsabilidad Social del sector y las empresas públicas… (Y esto es imparable). Volvemos a tener una ola de RSE basada en la acción social o sucedáneos. Y lo que se ha consensuado políticamente ha sido bloqueado en los procesos de instauración. Un sistema de 'influyentes' (los 'dueños' de la RSE, los 'interpretadores’; los ‘dueños de la ética’) sigue bloqueando la posibilidad de que se reorienten estos procesos hacia unos indicadores básicos

undefinedfundamentales.

Pero además de esta fuerza que se opone a una RSE verdaderamente Social, existe otro problema digamos, más difuso: la resistencia al cambio. A estos cambios evidentemente necesarios: cambio de modelo productivo,  de modelo energético; adaptación al cambio climático; el cambio que significa la tecnología en y la transparencia. Es el ‘esto no se ha hecho nunca así’ que es utilizado desde los puestos de mandos,  a los administrativos y funcionarios. Es el otro gran obstáculo a superar.

2.- Indicadores para pasar de la ideología a la sostenibilidad

Estamos perdiendo el tiempo. Sólo habría que cumplir  de una vez con lo que ya se ha determinado en algunos instrumentos legales o institucionales (Ley de Economía Sostenible; decreto de constitución del CERSE): necesitamos un grupo de indicadores para empresas de más de 500 o 1000 trabajadores (unas 780 en España), para orientar y dar credibilidad y seguridad de que parte de una base firme, aunque sea de forma voluntaria.

De nada sirve la 'promoción' (con fondos públicos además) si no se sabe el resultado de esa promoción. ¿Se siguen haciendo memorias al estilo de las de las Cajas fallidas, y reiteradamente premiadas, estas y más empresas, por la RSE?

Estos indicadores los estamos intentando ofrecer desde el CERSE, con gran oposición por la parte empresarial. ¿Una RSE 'voluntaria' y unos indicadores prohibidos?

  • Indicadores de creación de empleo, directo e indirecto. Porque no hay seguridad en el dato de empleo creado. Hay iniciativas, pero mucha confusión. Y sobre la calidad de este empleo. El indicador no es 'nº de acciones de 'fomento del emprendimiento' (hay una burbuja en esto)   Cumplimiento legal. Prolongaciones de jornadas…
  • Indicadores sobre equidad y desigualdad (de género, y global, la gran emergencia mundial y nacional). En el fondo este es el gran problema de la RSE: lascuestiones retributivas han estado vetadas. Es fundamental considerar desde la RSE la ecuación empleo / salarios/ desigualdad (Ver la propuesta-informe Comfia-CCOO RSEquidad ).
  • Indicadores sobre fiscalidad responsable (tipo fiscal efectivo). La reforma más urgente que ha necesitado España siempre. Recientemente también hemos presentado una propuesta desde CCOO. Impuestos y pagos por países (Excelente trabajo el de Oxfam, que luego oiremos)
  • Indicadores sobre cadena productiva. Nunca habrá responsabilidad social sin al menos trabajo decente en toda esta cadena productiva.
  • Indicadores relacionados con los cumplimientos normativos y sistemas de inspección y reguladores (CNMV…)

Los indicadores nos permitirán concretar, ordenar, reconducir desvíos, dar credibilidad. Los indicadores nos permitirían pasar del discurso ideológico a la sostenibilidad (es el título de las jornadas).

Estudio de equidad y RSE de Comfia-CCOO: #Rsequidad: http://bit.ly/1adubXm

No hay Valor Compartido sin transparencia. Ni sin fiscalidad responsable

 

3.- Sobre la legitimidad de los actores de la RSE. El problema de la representatividad de los grupos de interés. ¿Grupos de interés? ¿Grupos interesados? ¿Grupos que me interesan?

El verdadero problema  es la legitimidad de las grandes firmas de consultoría y auditoría, agencias rating para determinar / vetar los indicadores o la información que deben dar las empresas para ser evaluadas.

Hay una serie de indicadores que tratan del transcendental tema de los grupos de interés. ¿Quién representa a los grupos de interés? ¿Quién representa a la sociedad? ¿Quién representa al medio ambiente? En el caso de los trabajadores, precisamente un grupo de interés central, la cuestión es más fácil. Además de una legitimidad constitucional, la legitimidad democrática que tengamos en cada una de las empresas, por la afiliación que tengamos y por el resultado de las elecciones. En nuestro caso (Comfia) tenemos mayoría sindical en casi todas las empresas del sector financiero, por ejemplo. Sin embargo, no existe ese diálogo positivo que en teoría permite el lenguaje de la RSE. Ni siquiera en empresas que tienen unas buenas o aceptables relaciones laborales.

Los sindicalistas, los trabajadores, somos además consumidores, inversores. Ciudadanos. He oído acusaciones de que los sindicatos queremos acaparar todo el espacio. No es cierto. CCOO tiene un objetivo estratégico de participación en coaliciones con organizaciones de la sociedad civil, y estamos fomentando el fortalecimiento de la sociedad civil organizada para que participe en la RSE. El mejor ejemplo es nuestra participación  en el Observatorio de la RSC.

(Un dato: de los 56 miembros del CERSE, sólo unos 20 representamos los intereses sociales y laborales. El resto representa al sector empresarial y a las administraciones públicas. Aun así, podría funcionar)

En la tragedia de Bangladesh se ha comprobado que para verificar realmente las condiciones laborales, lo mejor es que los sindicatos participen en esta verificación. Como en la crisis (financiera), se ha descubierto el enorme fallo de sistemas de certificación privados (incluso los públicos).

En el fondo, la gran pregunta es ¿queremos un sistema económico social basado en la participación de los ciudadanos o una legión de consultoras y comunity managers que estén detrás de redes de influencia? Tenemos una tecnología que permite la participación ciudadana y unas nuevas leyes de transparencia (con muchos defectos) que tendrán que desarrollarse.

Ejerciendo RSE desde el sindicalismo. ¿De abajo arriba?

Está siendo casi imposible establecer un diálogo positivo empresa/sindicato en torno a la RSE, incluso en empresas con unas buenas relaciones laborales. Se están intentando implicar a las secciones sindicales en una RSE basada en la acción social y elvoluntariado corporativo. Sólo existen contadas experiencias interesantes en el sector textil, a nivel internacional.

El problema es que existen zonas prohibidas para la acción sindical: derecho a la participación en la organización del trabajo. Derechos de información (derecho a saber). Y resulta que la RSE abre estos espacios, pero hay fuertes resistencias.

Existe una dificultad añadida para un avance de la RSE impulsada desde abajo: los trabajadores y sus representantes sindicales hacen cualquier cosa para que su empresa sobreviva en la crisis. (A veces más que el empresario, más centrado en los beneficios)

Estamos intentando hacer avanzar la RSE desde los fondos de pensiones de los trabajadores, incluyendo criterios de ISR pero está siendo un autentico calvario actuar como propietarios activos de los fondos de pensiones. Todo el sistema, incluso el administrativo, en contra. Ni nuestros modelos de idearios, nuestros criterios son aceptados. Ni siquiera se facilita el voto en las juntas de accionistas.

4.-  Necesitamos, por tanto una política decidida en RSE, basada en la idea del bien común, y no en un ‘no molestar’ a las empresas. En ‘la obligación del estado de proteger’ (cita Ruggie). Basada en leyes socialmente responsables, y no como las que se están promulgando ahora. Una RSE que supere las ‘líneas rojas’ citadas al comienzo.

En CCOO sí nos hemos tomado al CERSE, que se anunció en su día como el órgano de RSE de mayor rango de Europa, como una cuestión de Estado, más allá de los intereses e ideología del partido en el poder.

Defendemos muchas de las recomendaciones de los nuevos documentos de la Unión Europea (Nueva Comunicación y la respuesta del Parlamento), frente a la posición de la patronal y el gobierno. (Señalamos aquí nuestro desacuerdo con el contenido de la regulación sobre la Información no Financiera. Creemos que es insuficiente respecto a la propuesta que hicimos en la consulta.

Necesitamos terminar ya con los obstáculos a la RSE en sector público. Ese  bloqueo está creando más confusión (a río revuelto, ganancia de pescadores). Es imparable, pero hay iniciativas que se están intentando desarrollar sin consenso, en medio de una gran crisis de credibilidad.

Los activistas de la RSE en el movimiento sindical lo tenemos muy difícil. Necesitamos ya resultados positivos. Acuerdos y avances.  Hay una gran decepción y escepticismo sindical hacia la RSE. ¿Qué creen que piensan de la RSE los sindicalistas que están viendo en sus empresas autenticas atrocidades, que están haciendo que lleguemos a tener que utilizar el respaldo de la Jurisdicción Internacional sobre Derechos Humanos para defender los derechos de los trabajadores españoles?. Pensábamos que esto era para los países empobrecidos (en desarrollo, África). Era algo impensable hace unos años, en el tiempo en que pensábamos que España podría liderar la idea de la Justicia Universal.

Realmente estamos intentando ayudar a los gobiernos y empresas. Es una advertenciasobre lo que viene o sobre lo que queremos que venga. Mucha atención a las peticiones de los grandes inversores, entre los que estamos algunos fondos de pensiones de trabajadores.

Necesitamos la ayuda  de las grandes empresas que dicen querer hacer una RSE autentica. Dejen un poco de lado el marketing y la 'reputación'. Dejen la actitud defensiva y 'seleccionadora' de grupos de interés.

Insistimos: necesitamos una POLÍTICA (con mayúsculas) en RSE basada en el Bien Común y en la obligación del estado de proteger, y no en un 'no molestar a las empresas'. Hace ya casi 10 años que celebramos aquellas jornadas en Sevilla, y la posterior constitución de aquella Subcomisión RSE en el Congreso de los Diputados (sus recomendaciones, aun por cumplir). Lo necesitamos porque los convencidos de que el futuro de la democracia y de la Europa Social depende de lo que se derive de todos los procesos globales relacionados con la Sostenibilidad no podremos soportar otros 10 años de soledad.

 

José Carlos González Lorente @jcarlosgonz

Responsable Federal de Responsabilidad Social de COMFIA-CCOO

Vocal del Consejo Estatal de RSE por CCOO (Comisión Permanente)

  Anexo 2. En relación al desconocimiento sobre la opinión, y la acción sindical sobre y en la RSE ISR:

 Documentos clave para entender la posición sindical sobre los procesos de Responsabilidad Social

• Posición global del Movimiento Sindical Internacional. Transcendental discurso de la secretaria General de la Confederación Sindical Internacional  en acto de presentación del nuevo GRI-G4. Leer discurso aquí.

• Posición global de COMFIA-CCOO. Texto aprobado en nuestro último Congreso.                    Leer discurso aquí

Respecto a la situación en España:

- Un artículo más personal: 'Por qué no funciona la RSE y debería...'

- Artículo en Cinco Días sobre el Consejo Estatal de Responsabilidad Social